Hay diferentes tipos de extintor para los distintos tipos de fuego que se pueden producir

En muchas ocasiones se pueden encontrar varios tipos de extintores juntos, los más frecuentes son los de polvo polivalente y los de gas CO2. Es importante escoger el extintor adecuado al fuego a extinguir.

El extintor tiene una eficacia que indica el fuego para el cual es de aplicación. La eficacia se representa por dos conceptos, el hogar y la clase de fuego a combatir. Las clases de fuego se clasifican en cuatro grandes grupos:

A: Sólidos

Fuegos de materiales sólidos, generalmente de tipo orgánico, donde la combustión se realiza con la formación de brasas como madera, papel, derivados de la celulosas, telas…

B: Líquidos

Surgen de materiales combustibles derivados de los hidrocarburos, líquidos inflamables como gasolina, gasoil, aceites, disolventes, pinturas…

C: Gases

Surgen de la combustión de los gases combustibles como butano, propano, gas natural…

D: Metales

Fuegos de metales de alto poder reactivo como el sodio, el magnesio, potasio u otros que pueden entrar en ignición cuando se reducen a limaduras muy finas en presencia de calor.

F: Grasas

Son fuegos que se desarrollan a base de grasas, aceites vegetales o animales, generalmente originados en cocinas industriales.

La definición y clasificación de los hogares viene dada por la norma UNE-EN 3-7:2004 +A1. Un extintor de polvo de 6 Kg puede tener una eficacia por ejemplo: 27A/183B, lo cual significa que es de aplicación en fuegos de clase A y B,  y además tiene una capacidad de extinción medida en función del número que acompaña a la clase de fuego.

Según se suceden las  revisiones de la norma, pueden variar las exigencias de eficacia mínima  de los extintores. Actualmente el Código Técnico de la Edificación exige una eficacia mínima de 21A/113B, lo cual ha supuesto tener que sustituir de inmediato todos aquellos extintores de eficacia menor, por ejemplo la mayoría de los extintores de agua y polvo previamente instalados.

Los extintores pueden ser portátiles o móviles. Los clasificados como fijos pertenecen a sistemas de extinción automática.

Los portátiles son aquellos que puede manipular a pulso una persona y su peso está por debajo de los 20 Kg. Los móviles son aquellos que tienen un peso mayor y que se trasladan en los denominados carros extintores que pueden ser de polvo o CO2.

Uso correcto de un extintor en un incendio

El uso de un extintor es muy sencillo:

Hay que tener en cuenta que no se ha de entrar en la zona en riesgo sin portar el extintor, por ello normalmente se han de colocar junto a la entrada del riesgo que protegen. Además, al trasladarlos y manipularlos no debe olvidarse que se trata de un recipiente a presión, en el caso de un extintor de CO2  de alta presión. No ha de acercarse en exceso a las llamas producidas y si la descarga se produce en el exterior, habrá  que tener en cuenta la dirección del viento y su fuerza.

  • Seleccionar el extintor en función del tipo de fuego que se ha producido.
  • Comprobar, si es de polvo, que la presión del extintor es correcta.
  • Tirar del precinto de seguridad, en este momento el extintor está listo para usarse.
  • Sujetar la trompa o la manguera del extintor con una mano.
  • Inclinar el extintor ligeramente hacía el fuego.
  • Producir la descarga contra la base de las llamas.
Contacta con SERCOIN